La exodoncia es una intervención que tiene como objetivo extraer una pieza dental. Siempre se recurrira a ella, como última opción cuando no se pueda recurrir a ningún tratamiento restaurador o el pronóstico de este sea muy limitado a medio-largo plazo.

Un ejemplo claro de extracción necesaria se daría en el caso de una caries en estado avanzado, que habiendo afectado a pulpa o no, haya destruido suficiente diente como para comprometer la estructura remanente o imposibilitar una rehabilitación posterior, generalmente por avanzar por debajo del nivel del hueso.

La extracción de las muelas del juicio, no tiene por qué deberse a su mal estado. Se trata de un tipo de pieza dental que hoy en día no cumple una función concreta, por lo que si ocasionan problemas se procederá a su extracción. Tal proceso se ejecuta con anestesia local o sedación asistida.

La exodoncia también es común en los procesos de ortodoncia que necesiten de la extracción de uno o varios dientes a causa de la falta de espacio. Si bien es importante evitar extraer el diente en la medida de lo posible, hacerlo estará justificado si con ello se evitan problemas de funcionalidad o estética en el futuro.