Las enfermedades periodontales o de las encías son las infecciones que causan daño en los tejidos que recubren los dientes.

Las enfermedades periodontales más frecuentes son la gingivitis y la periodontitis. La gingivitis es la inflamación de las encías debido a la acumulación del sarro entre diente y encía provocando la inflamación de las mismas y el sangrado. Si la enfermedad no es tratada a tiempo y la infección sigue su evolución puede derivar en una periodontitis. En esta fase las encías se retraen y forman bolsas que se pueden infectar. Este tipo de lesión puede dañar el hueso que soporta el diente y favorecer su pérdida.

El tratamiento de las enfermedades periodontales varía en función de la gravedad, en sus inicios con una limpieza o curetaje puede ser solucionado aunque en casos más avanzados es necesaria la cirugía.

Las enfermedades periodontales, normalmente, son asintomáticas en sus inicios: no duele, ni se inflaman las encías. Pero si no se tiene una buena higiene dental mostrará sus síntomas enseguida. Lo signos más habituales son:

  • Halitosis o mal sabor de boca de forma constante.
  • Inflamación o enrojecimiento de las encías.
  • Sensibilidad o sangrado de la zona.
  • Dolor o molestias al masticar.
  • Movimiento de dientes al tacto.
  • Hipersensibilidad dental.
  • Encías retraídas o separadas de los dientes, cuando la infección avanza.

Las enfermedades periodontales son causadas por las bacterias que se encuentran en la boca. Las principales causas de las enfermedades periodontales son:

  • Mala higiene dental
  • Tabaco o alimentos ricos en azúcares
  • Factores genéticos
  • Cambios hormonales
  • Enfermedades
  • Medicamentos